La obra del Espíritu Santo.Llevarnos a la vida espiritual

En los siguientes post, quiero comenzar a tratar el tema de la obra del Espíritu Santo en nuestros días. El primero de estos post se titula va encaminado a que entendamos la persona y la principal obra del Espíritu Santo en la Tierra. Quizás pienses que ya has escuchado mucho del Espíritu Santo, pero se que esta palabra te dará una nueva perspectiva de nuestro dulce amigo y Señor, El Espíritu Santo

Para eso, comenzaremos con la pregunta:
¿Quien es el Espíritu Santo?

Muchos de nosotros pensabamos (algunos piensan aun), que el Espíritu de Dios es solamente una manifestación física sensitiva como un cosquilleo, o un calor. Con esto no quiero decir que esto este mal, al contrario, es espectacular sentir como Dios está cerca de uno, y sentir su presencia. (Ver post “Tocado cuando pequeño”) Sin embargo, ese no es el propósito de la venida del Espíritu Santo a la Tierra. Es algo mucho más grande¡¡¡

Lo primero que es urgente que entendamos es que el Espíritu Santo es una persona. El Espíritu Santo se manifiesta como un fuego, pero no es un fuego, a veces se puede manifestar como un brisa, pero El no es una Brisa. El es la persona más dulce y amable, pero poderosa que existe. Muchas veces los cristianos carismáticos hemos confundido esto, sin embargo, este es el tiempo donde el Espíritu Santo se manifestará como una persona.

Hagamos un recorrido por la Biblia cuando Jesús nos anuncia la Promesa del Padre, el Espíritu de Verdad. En Juan15:26, Jesús nos menciona que es el Espíritu de Verdad y que es el Ayudador (Consolador o parakletos), que nos dará testimonio del mismo Jesús

Es impresionante entender como Jesús ya nos anunciaba la visita del Espíritu Santo a nuestro mundo. Una de las frases que más resuenan en mis oídos es cuando dice “…os conviene que yo me vaya”. Al principio, cuando era más pequeño estas frases me sonaban raras, ¿Como va a ser bueno que Jesús se vaya? El es el Señor como está diciendo esto. Sin embargo ahora lo puedo entender claramente.

No se si alguna vez te halla llamado la atención el discipulado de Jesús. Era el Hijo de Dios discipulando a hombres de carne y hueso. Estuvo alrededor de tres años y medio con ellos. Podríamos decir que eran los discípulos infranqueables ya que estuvieron con el Maestro de maestros. Sin embargo, vemos como cada uno de ellos lo abandonan en el momento de la cruxificción. ¿Que paso? ¿Fallo el trabajo de Jesús? Tomemos el caso de Pedro. Pedro era uno de los tres apóstoles más cercanos a Jesucristo. Sin embargo, como sabemos lo negó tres veces. Sin embargo, en el Libro de Hechos lo vemos en un poco más de cincuenta días (pentecostes), dando un poderoso mensaje, donde más de tres mil personas se convirtieron. Es aquí donde nos surge esta tremenda pregunta. ¿Qué paso que lo que Jesús no pudo ver en tres años y medio de discipulado con Pedro, se manifesto en un poco más de cincuenta días?

La Transformación de los doce apóstoles

Respondiendo Jesús dijo: De cierto de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que es nacido de carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. Juan 3:5-6

Lo que voy a escribir a continuación te pido que lo leas cuidadosamente, y que el Espíritu Santo lo pueda revelar también en tu corazón

Respondiendo a la pregunta que surgió anteriormente, Pedro y los demás discípulos no pudieron permanecer cuando Jesús fue crucificado porque aún no habían nacido del Espíritu. Sin embargo, cuando ellos fueron bautizados en el Espíritu Santo, nacieron del Espíritu. Si has podido leer el Libro de Juan podrás haberte dado cuenta que constantemente la gente decía “ahora creímos en Jesús”, sin embargo Jesús decía que aún eran incrédulos. (Si quieres profundizar sobre esto revisa mi post anterior).

Los discípulos antes de la venida del Espíritu Santo aún no podían ver el Reino de Dios. Ellos habían nacido de agua, se habían arrepentido de sus pecados y de sus maldades. Jesús había ya lavado sus pies. Sin embargo, ellos nacieron del Espíritu cuando el Espíritu Santo cayó en pentecostes. Si puedes darte cuenta, ante los discípulos eran carnales, luchaban por quien iba a ser el mayor. Recordemos que antes los discípulos tampoco entendían las parábolas, las entendían porque Jesús se las explicaba. Pero sus ojos espirituales no estaban abiertos.

El nuevo nacimiento no solamente viene cuando reconozco mis pecados y soy bautizado en aguas como el símbolo de esa limpieza. Esa es la primera parte. Cuando reconozco que Jesucristo es mi Señor y le pido que limpie mi corazón es la representación que soy bautizado en agua. Pero aun no he nacido del Espíritu.

¿Que es Nacer del Espíritu?

Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan.
(Hechos 18:24-25)

Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.
(Hechos 19:1-6)

Esto se está poniendo tremendo¡¡¡. ¿Puedes darte cuenta? Apolos era un hombre salvo, que había recibido a Jesucristo y creído en su mensaje, pero había sido bautizado de arrepentimiento (o nacido del agua), sin embargo, ni siquiera había escuchado del Espíritu Santo, por lo tanto no era bautizado del Espíritu.

Pero cuando el Apóstol Pablo impone las manos sobre el, viene el Espíritu Santo. Y es aquí donde vemos que pasa en la vida de Apolos. Comienza a hablar en nuevas lenguas y a profetizar. Hay muchas evidencias de cuando el Espíritu Santo llena la vida de una persona. Pero la principal de todas, más que una manifestación externa, es que el Espíritu Santo toma las riendas de la vida de la persona y esta se sujeta al dominio del Espíritu de Dios. Cuando el Espíritu de Dios viene sobre una persona no hay que hacer terapias para que cambie sus hábitos de pecado. El mismo Espíritu de Dios, como un río de agua viva quita lo malo. Pero no quiero referirme tanto a las manifestaciones del Espíritu de Dios externas, sino que quiero referirme a la manifestación espiritual.

¡Los Ojos Espirituales se abren¡

El relato del Libro de Hechos que vimos anteriormente nos menciona que cuando el Espíritu de Dios vino sobre Apolos aparte de hablar en lenguas comenzó a profetizar. En este punto quiero detenerme. Recordemos que a los profetas en el antiguo tiempo se le llamaban los videntes (Isaias 29:10). El profeta cuando ejerce su oficio puede u oir lo que está declarando. Podemos citar miles de casos. Pero en este momento creo que el que más se adecua es el del Profeta Ezequiel.

Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.
(Eze 1:1)

Este es el pasaje cuando nos menciona la visión de la gloria de Dios. Aqui ve los cuatro seres vivientes, con las ruedas con ojos. Una visión tremenda. Pero ¿Crees tu que al profeta Ezequiel se le abrieron los cielos literales (el cielo por donde pasan los aviones), y vio a un ser con cuatro caras y cuatro alas? Ciertamente que no. Lo que se abrieron fueron sus ojos espirituales¡¡¡. Esto nos queda mucho más clarificado en el capítulo ocho.

Y aquella figura extendió la mano, y me tomó por las guedejas de mi cabeza; y el Espíritu me alzó entre el cielo y la tierra, y me llevó en visiones de Dios a Jerusalén, a la entrada de la puerta de adentro que mira hacia el norte, donde estaba la habitación de la imagen del celo, la que provoca a celos.
(Eze 8:3)

Que tremendo¡¡¡¡¡ La historia se repite. El Espíritu lo alzó. El Espíritu Santo, el mismo que vino sobre Pedro, vino sobre Ezequiel. Cuando dice la Palabra que el Espíritu lo alzo, no se refiere a un plano físico, sino que lo eleva al Mundo o Plano espiritual. Ya no vive más en la carne sino en el Espíritu.

Ahora entendemos cuando completamente el relato de Juan capítulo tres. Cuando Nicodemo le preguntá a Jesús como puede hacerse esto (nacer del Espíritu), Jesús le responde:

De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.
(Juan 3:11)

Nacer de nuevo es cuando se abren los ojos espírituales.¡¡¡¡ Cuando podemos ver que ocurre en el mundo espiritual, como sucedía con los profetas es cuando hemos nacido del Espíritu Santo. La Palabra de Dios es catégorica. Muchos años antes que descendiera el Espíritu de Dios sobre la Tierra, el Profeta Joel Dijo

Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
(Joel 2:28)

Aunque en el Libro de los Hechos aparece que los discípulos hablaban nuevas lenguas, la señal y el verso que cita el Apostol Pedro se refiere a que se abren los ojos espirituales. Tanto la profecía, como los sueños y las visiones, son manifestaciones del mundo espiritual. Y es aquí cuando nace la FE. El ver las cosas que “no son” (fisicamente), como si fuesen (espiritualmente). (En los próximos post me referire a la fe desde la perspectiva del Espíritu).

El mismo Jesús tenía sus ojos espirituales abiertos. Es ahora cuando entendemos frases como estas:

Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.
(Juan 5:19)

Jesús vivía en una dimensión espiritual por eso hacía todos los milagros.

Ahora la Pregunta con la cual quiero cerrar este artículo y enlazandola con el próximo post es la siguiente. ¿Como podía Jesús ver al Padre, si Jesús estaba en la Tierra, y el Padre estaba en los cielos? o Podríamos profundizar la pregunta ¿Donde están los cielos? ¿Los cielos son un lugar físico?

Deseo con todo mi corazón que este artículo te sea util no como conocimiento, sino para que te rindas al Espíritu de Dios, el abra tus ojos espirituales y comenzemos a traer el Reino de Dios a la tierra. Rindamonos al Espíritu Santo para que el haga su voluntad en nosotros y se pueda cumplir la oración que nos enseño JesuCristo

“Venga tu Reino, Hagase tu voluntad”

5 Comments

  1. Aquí estoy de nuevo:
    Tienes una agradable pluma para leer!.
    Justamente de lo ultimo que escribes es el siguiente tema que estoy preparando, precisamente por intentar dismitificar un concepto que solo gente de la visión entiende “Los sueños y las visiones son el Lenguaje del Espíritu”. Pero bueno, la clave de todo es discenir las cosas espirituales espiritualmente, pues para el hombre natural, el que ve con los ojos de la carne, son locura!…
    Buen día!

  2. Pues por aqui ando como me pediste en mi blog, por cierto gracias por pasar, pero más agradecida estoy de haber encontrado tu blog. Hermosas enseñanzas hermano, que bonito es encontrar donde hablan tu mismo lenguaje jeje
    Estamos dandonos vuelta por aki
    Te agrego a mis links!

  3. Bendiciones hermano!!

    He leido con detenimiento su exposicion de las Escrituras y veo claramente que son acertadas, se que por mi no entendería, siga en el buen Camino que nuestro Señor lo guiará por medio de su Santo Espiritu.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s